Si, puede que para muchos sea una tendencia sexual más que común eso de contratar los servicios de una dama de compañía de más de 40 o 50 años de edad, pero la realidad plasmada incluso en documentales para la TV nos demuestra que no son ni pocas ni tan jóvenes muchas de las prostitutas maduras que ejercen en la actualidad, ya sean veteranas en el sector o se hayan visto obligadas a ejercer sobrepasada ya la cincuentena.

Prostitutas maduras: de la necesidad al placer

No son pocas las mujeres que se ven atadas al sector de la prestación de servicios sexuales, por imposibilidad de abandonar el tren a tiempo en algunos casos, en otros simplemente por la imposibilidad de dar dicho paso, pero esta claro que no son pocas las mujeres entradas en años que ejercen en la actualidad a lo largo y ancho del mundo la prostitución como único o casi único medio de ingresos.

En el otro lado de la cama nos encontramos a un conjunto cada vez más amplio y diverso de clientes de los favores sexuales o de compañía de las putas maduras, que encuentran en estos servicios otros aspectos que pueden llegar a valorar infinitamente más que con una escort universitaria, pues en muchos casos el sexo no es ni el principal plato fuerte de los encuentros con estas profesionales y otros factores pueden jugar un papel infinitamente más elevado. La compañía, comprensión e incluso algunos juegos eróticos pueden ser algunos de los factores que empujan a muchos clientes potenciales a declinarse por la contratación de los favores de estas damas veteranas, pero ¿cómo han llegado hasta aquí?

Muchas mujeres han visto tras enviudar que sus pensiones no alcanzan ni tan siquiera para pasar la mitad del mes, muchas de hecho no han tenido más alternativa que lanzarse a los servicios sexuales relacionados con el mundo de la prostitución por tener además la carga de sostener económicamente a descendientes y familiares, un caos en toda regla que no han sido capaces de solventar hasta la fecha muchos gobiernos, una máxima que impera en prácticamente todos los países en los cuales las prostitutas maduras no solo se han convertido en una tendencia a nivel de publicación de anuncios sino también a nivel de contratación.

De la necesidad al placer de la compañía

Si bien porcentualmente los casos de escorts maduras que ejercen en la actualidad por motivos estricta y claramente económicos pueden ser sumamente elevados, también podemos encontrarnos otra vertiente en auge, la de las prostitutas maduras que han descubierto en la prestación de servicios sexuales una forma más que interesante de mantener sexo y tener compañía amplia y variada de barones de diferentes edades.

Lejos de tener o presentar los mismos problemas económicos que empuja a la inmensa mayoría de mujeres de avanzada edad a dedicarse a ser puta, este grupo minoritario encuentra en este tipo de prestaciones de servicios – además de la correspondiente prestación económica – una vía para llevar explotar su sexualidad sin complejos.

Para muchos, sobretodo aquellas personas de ideologías conservadoras; el sexo en la tercera edad es una actividad tabú o incluso mal vista, un motivo más que sobradamente suficiente como para que muchas mujeres vean en el anonimato y la discreción directamente relacionadas con la prostitución una válvula de salida para dar no solo rienda suelta a sus fantasías eróticas y sexuales sino también satisfacer la del conjunto de hombres que contratan sus servicios.

http://www.channel4.com/programmes/my-granny-the-escort